Elimina el autodesprecio y aprende a quererte

Deja de lado esos pensamientos negativos hacia ti mismo, valórate y quiérete.

El autodesprecio, ese sentimiento que te hace odiarte.

El autodesprecio, ese sentimiento que te hace odiarte.

Crédito: Difusión

El autodesprecio, ese sentimiento que te hace odiarte, no reconocer lo que vales y estar siempre en una autoflagelación emocional, tiene a menudo un trasfondo de traumas de infancia y el afecto poco saludable que recibimos en el pasado. Pero también una muy baja autoestima.

¿Cómo actúan las personas que se autodesprecian? Ellas ven pasar los días sufriendo la culpa de los remordimientos, de hechos acaecidos en el pasado y que son el origen de ese autodesprecio. 

El autodesprecio se trata de un estado en el que la persona integra y refuerza sentimientos de insuficiencia, culpa, baja autoestima, visión negativa hacia sí mismo y un elevado desprecio. Su enfoque mental les impide ver todo potencial y rasgo positivo.

No pueden construir relaciones sociales y afectivas enriquecedoras. Desconfían, no se sienten merecedores de ser amados y a menudo muestran actitudes hostiles contra los demás.

Por eso es importante, tener en cuenta que empezar a querernos un poco más pasa siempre por ser capaces de hablarnos con afecto, respeto y compasión.

Aprende a tratarte con amabilidad

Hacerlo solo no será fácil, tampoco imposible, así que pide ayuda y no te sientas mal por hacerlo. No solo pídela a un profesional sino a la gente que te apoya (pareja, amigos, familia).

Cuando uno es capaz de abrirse y mostrar aquello que le da vergüenza o le genera culpa, eso se hace más pequeño. Hablar con los demás, expresar sentimientos y frustraciones nos ayuda a mirarnos de manera distinta.

A veces lo nuevo nos da miedo, aunque lo nuevo sea la autoconfianza y la autocomprensión, atreverse a crear esa nueva voz implica también valentía y empoderamiento. Tratarnos mal nos llena aún más de dolor, frustraciones, rabia y tristeza.

¿Cómo combatir esa voz crítica dentro de mí?

El primer paso es identificar esa voz. Aprender a entenderla. ¿Por qué está ahí? ¿Qué función tiene? ¿Cómo me hace daño? ¿Cuándo aparece? Responder esas preguntas nos puede permitir identificar y entender nuestra forma de criticarnos y juzgarse severamente. 

Nos puede ayudar a entender que un momento de la vida se formó pero que ahora no tiene utilidad, no la necesitamos. Nos puede ayudar también a no dejarnos llevar por ella. 

Si sabemos que en una situación pueden aparecer mensajes hiper críticos, quizá ya no les prestemos tanta atención y busquemos conectar con otras voces. Recuerda que la ayuda de un especialista siempre será importante y útil.

Lazy loaded component

Actualidad

Espectáculos

Mundo

Virales