El gasto emocional: ¡No lo hagas más!

Cuando compras invadido por los sentimientos, no controlas lo que gastas.

Comprar cargada de emociones no es una buena idea.

Comprar cargada de emociones no es una buena idea.

Lazy loaded component
Redactor: Zoraida Peña
22 Feb 2021 | 14:22 h

El gasto emocional. Quizás alguna vez has escuchado este término y no sabes qué es o tienes una ligera sospecha. Pues aquí te lo decimos.

DEJA LAS EMOCIONES

PUEDES VER: Conoce sobre las 'Trampas psicológicas' para que compres más

Cuando una persona compra por ansiedad, envidia, vanidad, deseo u orgullo eso se convierte en un gasto emocional. Compras para sentirse mejor, por impulso, para cubrir una supuesta ‘necesidad’ o demostrar tu superioridad frente al resto.

Esta obsesión de compararse con los demás, en términos de símbolos externos de riqueza, es lo que lleva a muchas personas y familias a vivir más allá de sus posibilidades, acabando con un endeudamiento excesivo e inestabilidad financiera.

A veces, la necesidad de recurrir a hacer estos gastos aparece cuando tenemos la moral baja, no nos sentimos seguros de nosotros mismos y necesitamos objetos materiales para sentirnos mejor. Pero hay que tener cuidado porque pueden causar un agujero en nuestra economía.

Analiza primero cada compra que piensas realizar: ¿qué pasa si no lo compro?

MIRA TAMBIÉN: ¿Sabes qué es el consumo inteligente?

Sé consciente de lo que ya tienes y recuerda lo que cuesta conseguir el dinero.

Lazy loaded component
Lazy loaded component Taboola
Chaskibet

Actualidad

Espectáculos

Mundo

Virales