Familias afganas venden a sus hijas para no morir de hambre: "Mi corazón está roto" [FOTOS]

La situación de pobreza tras el regreso de los talibanes está obligando a familias a hacer esta lamentable práctica donde las niñas muchas veces deben contraer matrimonio.

Es un calvario interminable para las madres: la decisión de vender a su hija, la espera hasta su marcha y luego la separación. Foto: AFP

Es un calvario interminable para las madres: la decisión de vender a su hija, la espera hasta su marcha y luego la separación. Foto: AFP

Trágico. En Afganistán cerca de quince niñas han sido vendidas por sus familias para no morir de hambre. Este es el caso de Farishteh, 6 años, y Shokriya de un año y medio, quienes fueron entregadas a sus futuros esposos. Su madre hoy no para de llorar pues nunca pensó que tenían que recurrir a esto.

De acuerdo a los periodistas de la AFP, que están en los campos de refugiados y pueblos, indican que la suma varia de 550 a 4.000 dólares, dinero que les ayudaría a sobrevivir en el país. Sin embargo, esta práctica se ha extendido ya que muchos indican estar entre la vida y muerte, comer o no comer y, sumado a la responsabilidad de velar por los miembros de su familia.

“No estoy contento de haber hecho esto, pero no tenemos nada para comer ni beber (…). Si sigue así, (también) tendremos que vender a nuestra hija de tres meses”, indica un padre de una menor que tuvo que vender a su pequeña.

PUEDES VER: Mujeres afganas protestan para que respeten sus derechos ante el nuevo régimen talibán [VIDEO]
El Popular

Según un informe del Fondo de las Naciones Unidas para la Infancia (Unicef) de 2018, el 42% de las familias afganas tiene una hija que contrae matrimonio antes de los 18 años. Esto principalmente, por razones económicas, ya que se considera que contrayendo matrimonio se asegura la supervivencia de la familia.

Mucha gente está vendiendo a sus hijas”, asegura otro vecino, Gul Bibi, que vendió a su hija Asho, de ocho años, a un hombre de 23 años a quien su familia también le debía dinero. Bibi teme que este hombre regrese de Irán para llevársela lejos. “Sabemos que esto no está bien (…), pero no tenemos otra opción”, asevera.

Mi corazón está roto, pero tenía que salvar a mis hijos”, explica Rabia. “En los campamentos se come con unos centavos al día, que ganamos mendigando o empujando una carretilla. Nos preguntamos cómo sobreviviremos al próximo invierno”, lamenta la mujer. Por último, es importante precisar que la edad mínima legal para que las niñas se casaran era de 16 años bajo el Gobierno anterior, antes de que los talibanes tomaran el poder en agosto.

Lazy loaded component image
Lazy loaded component
Chaskibet

Actualidad

Espectáculos

Mundo

Virales