Automedicarse puede agravar el dolor de los pacientes

Entre el 30 y 40% de las personas toman medicamentos por cuenta propia para aliviar el dolor.

Automedicarse podría traer consecuencias graves.

Automedicarse podría traer consecuencias graves.

En Latinoamérica, la automedicación para aliviar el dolor es una práctica común a la que recurre entre el 42% y el 80% de la población. El Dr. João García, presidente de la Federación Latinoamericana de Asociaciones para el Estudio del Dolor (FEDELAT), indica que se ha convertido en un problema de salud pública, ya que su práctica es cada vez más frecuente.

Esto responde a diversas razones, como la falta de acceso a atención médica, al desconocimiento del dolor crónico como una enfermedad en sí misma, a la desinformación respecto a cuándo es oportuno acudir al médico, a la confianza en recomendaciones de familiares, conocidos e información consultada en internet, así como a la disponibilidad de medicamentos que pueden adquirirse sin receta médica.

Este es el caso de los antiinflamatorios no esteroideos. De hecho, entre el 30 y 40% de quienes toman medicamentos por cuenta propia elige esta opción para aliviar el dolor. En Perú esta situación es similar, el Dr. Ian Falvy, especialista en dolor y miembro de la Asociación Peruana para Estudios de Dolor (ASPED) comenta que en el país “existe una marcada cultura de la automedicación con fármacos, y una tendencia a utilizar otros métodos para aliviar el dolor; en Lima, se estima que el 4% de pacientes emplean remedios caseros y el 3.8% recurre a la medicina alternativa”.

El Popular

“Los antiinflamatorios se emplean para tratar los dolores agudos, es decir, aquellos que tienen una duración corta, menor a un par de meses; la inflamación y la fiebre. Sin embargo, no deberían usarse por tiempo prolongado, pues pueden cronificar el dolor y retrasar el tratamiento adecuado; lo cual genera importantes complicaciones de salud”, señala García.

Entre los riesgos que supone la automedicación no controlada con los medicamentos antiinflamatorios para aliviar el dolor el especialista resalta:

Retraso o dificultades para realizar un diagnóstico adecuado, cronificación del dolor, daños a la salud, aparición de reacciones leves, entre otros

Ambos especialistas señalan que, para solucionar esta situación, es necesario educar a la población sobre el dolor crónico, promover el uso responsable de antiinflamatorios, sensibilizar acerca de los riesgos de su abuso y la importancia de buscar atención médica adecuada para garantizar un diagnóstico oportuno y recibir el tratamiento adecuado para cada paciente.

Lazy loaded component
Chaskibet

Actualidad

Espectáculos

Mundo

Virales