10 señales para que los padres detecten el ciberacoso en sus hijos

Presta atención a las señales que muestran tus hijos y ayúdalos antes de que sea tarde.

No dejes que tus hijos sean víctimas de ciberacoso.

No dejes que tus hijos sean víctimas de ciberacoso.

Existen numerosas señales de alerta que pueden indicar que tus hijos se encuentran involucrados en una situación de acoso, ya sea como acosador o como acosado.

Es importante hablar con los niños que evidencian señales de ser acosados o de acosar a otros.

Estas señales de alerta también pueden poner de manifiesto otros problemas, como la depresión o el abuso de sustancias.

Hablar con el niño puede ayudar a identificar la raíz del problema.

Señales del ciberacoso

Respuestas nerviosas y cambios de humor
Los cambios de humor frecuentes no implican necesariamente que a tu hijo lo molestan sus compañeros. Sin embargo, si están acompañados de reacciones defensivas y nerviosas a preguntas comunes, especialmente tras desconectarse del mundo digital, es hora de preguntarte si está teniendo algún problema.

Cuenta de redes sociales eliminada
Si el niño abandona repentinamente una red social que solía ser de sus favoritas, presta atención. En una era en que los menores pasan mucho de su tiempo en línea y usando redes sociales para divertirse y comunicarse, borrar una cuenta podría ser una señal de que algo anda mal.

Alejamiento de amigos y familiares
Es natural que los adolescentes traten de volverse más independientes de sus padres y por lo tanto dediquen tiempo a formar su propia red de amistades. Pero si se distancian de ella, se esconden del mundo exterior en sus habitaciones y evitan el contacto a través de redes sociales o el uso de sus dispositivos móviles, puede que algo ande mal.

Cambios físicos drásticos
¿Tu hijo bajó de peso repentinamente o perdió el apetito? ¿Tiene problemas para dormir durante la noche y luce cansado durante el día? De nuevo, esto podría ser una señal de varias cosas, no necesariamente un caso de ciberbullying, pero debemos señalar que, combinado con otros de los puntos anteriores, hay chances de que se trate de acoso (cibernético o no).

Fingir estar enfermo para evitar ir a la escuela
Si tu hijo pretende estar enfermo demasiado seguido, podría haber un problema más serio detrás, como miedo a un conflicto inevitable con el acosador.

Se autolesiona
Comportamiento autodestructivo como escaparse del hogar, autoinfligirse heridas o hablar de suicidio.

Cambios de actitud y señales físicas
Su lenguaje corporal se modifica ante la presencia de determinadas personas encorvando los hombros, agachando la cabeza y no mirando a los hijos, en el colegio prefiere estar cerca de profesores o cuidadores y huye de espacios ocultos a las miradas, tiene lesiones físicas que no puede explicar. También puede referirse a mareos, dolores de cabeza, diarreas o incluso vómitos.

Cambios en sus relaciones habituales
Deja de ir con sus amistades de siempre, prefiere estar sólo en vez de con los amigos, reacciona de forma exagerada ante una pequeña broma, no quiere salir de casa, le cuesta comunicarse y se vuelve muy hermético.

Deja de usar dispositivos móviles o lo hace a escondidas
De repente para de utilizar la computadora, incluso aunque siempre haya disfrutado hacerlo. No quiere utilizar la computadora en un lugar donde usted pueda ver lo que hace. Apaga la computadora o cambia de pantalla cada vez que usted aparece.

Recibe mensajes que lo alteran
Parece nervioso o alterado cuando recibe un mensaje instantáneo, un texto o un correo electrónico. Habla de la conducta de acoso de forma indirecta diciendo algo como “hay mucho drama en la escuela” o “no tengo amigos”.

Lazy loaded component
Chaskibet

Actualidad

Espectáculos

Mundo

Virales