Quizá no es depresión, sino distimia

¡Mucha atención! Son dos trastornos que pueden parecer símiles, pero tienen muchas diferencias. Conócelas AQUÍ.

Distimia: el trastorno compulsivo persistente.

Distimia: el trastorno compulsivo persistente.

Fuente: consultaenpositivo.com

Todos conocemos, hemos vivido o hemos visto la depresión, pero también existe un trastorno muy parecido que se llama distimia y es muy común en las personas. En esta nota, te diremos en qué consiste y cómo solicitar ayuda psicológica.

Difícil de detectar

La sintomatología de la distimia es menos intensa que la depresión mayor, por lo tanto, cuesta más detectarla pudiendo llegar a evolucionar durante años.
La distimia tiene un impacto negativo en la calidad de vida de las personas generando problemas de salud, en las relaciones sociales y en el trabajo.

En la distimia hay un estado de ánimo deprimido la mayor parte de los días durante casi dos años, acompañado de alteraciones del sueño, poca energía, baja autoestima, falta de concentración, dificultades para tomar decisiones y/o sentimientos de desesperanza.

Empieza muchas veces en la adolescencia o la juventud de manera insidiosa, siendo un indicador de un cuadro más crónico. La prevalencia es mayor en mujeres.
La distimia es un estado depresivo persistente, ya que los síntomas suelen durar de dos años hasta décadas, y muchas veces comienza en la adolescencia o derivar en un episodio mayor de depresión.

La serotonina y el estado de ánimo

La serotonina es la sustancia que tiene un importante papel en la regulación del estado anímico, en la ingesta alimentaria, en la regulación del dolor y en el sueño. Se ha relacionado a la serotonina con el trastorno depresivo, llegándose a afirmar que cuando una persona está deprimida, mantiene bajos niveles de esta sustancia en el cerebro.

Según estudios, para mantener un buen nivel de la serotonina se necesita una alimentación en la que se incluyan alimentos como proteínas, vegetales, legumbres y frutos secos, así como leche, carne, huevos, semillas, espinacas o espárragos son ricos en triptófano, generador de la serotonina. Igualmente, el ejercicio físico ayuda a incrementar la serotonina.

Atención a los síntomas de este trastorno

Para poder ser diagnosticado, los síntomas tienen que persistir al menos dos años en adultos o un año en adolescentes y población infantil. En esta última, los síntomas de la distimia pueden incluir estado de ánimo deprimido e irritabilidad. Tome en cuenta estas señales: 

  • Pérdida de interés en las actividades diarias.
  • Sensación de vacío o tristeza, desesperanza y falta de energía.
  • Baja autoestima, autocrítica, sentimientos de inutilidad y culpabilidad.
  • Dificultades en la concentración y en la toma de decisiones.
  • Disminución de la actividad y la productividad.
  • Irritabilidad.
  • Aislamiento social.
  • Alteraciones en los hábitos alimenticios y del sueño.
Lazy loaded component

Actualidad

Espectáculos

Mundo

Virales