La Papaya: para qué es buena, cómo sembrarla y receta para hacer jugo

Esta fruta tiene diversas propiedades que ayudan a mantener una buena salud.

La papaya tiene múltiples beneficios para la salud.

La papaya tiene múltiples beneficios para la salud.

Lazy loaded component

El consumo de fruta se asocia con una disminución del riesgo de padecer obesidad, hipertensión, enfermedades cardiovasculares o algunos tipos de cáncer.

Entre sus propiedades se encuentran:

Es diurética. Al ser una fruta de tipo carnoso tiene abundante agua, alrededor del 90 por ciento. Gracias a este elevado porcentaje en agua es un excelente diurético.

Mejora la salud de la piel. La papaya cubre el 25 por ciento de la cantidad diaria recomendada de este nutriente para un adulto medio. Un nutriente que mejora la salud de la piel, las mucosas y el sistema inmunitario.

Función antioxidante. El licopeno es un carotenoide que contribuye a la coloración de la papaya y que tiene efecto antioxidante. Los flavonoides protegen de la oxidación del colesterol LDL, por lo que ayudan a la prevención de enfermedades cardiovasculares.

Restaura el equilibrio ácido-base del organismo. La papaya contiene minerales como el calcio, el magnesio, el potasio y el fósforo, que ayudan a restaurar el equilibrio ácido-base del organismo.

Ayuda con el estreñimiento. La fibra ayuda a mejorar el tiempo de tránsito intestinal, mejorando el estreñimiento. Ayuda al control de la glucosa y del colesterol sanguíneo y hace que estos componentes se absorban de forma más lenta hacia la sangre.

Jugo de papaya

Trocea una papaya y métela en la licuadora con medio litro de agua y azúcar o miel al gusto. Licúa todo. Si lo quiere más ligero, agrega más agua.

Lazy loaded component image

Pasos para sembrar papaya

  1. Se corta la fruta, se retiran las semillas, y se lavan con agua limpia. Luego solo tenemos que dejar que las semillas se sequen durante un día entero.
  2. La preparación para la siembra se debe hacer poniendo las semillas en arena húmeda (musgo) durante 12 horas y cubrimos con una película de tierra.
  3. Antes de sembrar la papaya, también se prepara una mezcla de tierra adecuada: por esta razón, las hojas y los terrones de tierra, arena y turba se tienen que mezclar en proporciones iguales. Si no hay posibilidad de preparar el suelo por sí solo, podemos optar por la tierra que se vende para el cultivo del ficus, complementada con arena. Antes de sembrar las semillas debes colocar  también el drenaje, por ejemplo, de arcilla expandida pequeña o guijarros.
  4. Para la siembra, se toman una gran cantidad de semillas para elegir los brotes más fuertes. Se plantan a una distancia de 2 cm entre sí y a una profundidad de 2 cm. Después de la siembra, el porcentaje de germinación debe ser alto, y es posible que veas aparecer los brotes después de 12-15 días.
  5. Los brotes se tendrán que regar regularmente, pero en pequeñas dosis, para no causar la putrefacción de las raíces. También es importante no dejar que el suelo se seque. Una planta joven necesita luz, de modo que deberás elegir un lugar iluminado para sembrar la papaya. En el caso de vivir en una zona oscura deberás proporcionar iluminación artificial con lámparas fluorescentes (¡Importante! La distancia entre las hojas y la lámpara debe ser de al menos 30 cm, de lo contrario la planta se quemará).
  6. En el caso de haber elegido una maceta para sembrar la papaya será necesario ir girándola para que el árbol vaya recibiendo luz del sol por todos lados.
  7. La planta tendrá que comenzar a ser alimentada dos semanas después del primer trasplante. Tendrás que hacer un complejo de fertilizante mineral a intervalos de dos semanas, de acuerdo con las instrucciones del fertilizante.
  8. Por otro lado, el árbol de la papaya reacciona bien a los compuestos orgánicos: humus y estiércol. Durante la floración, son necesarios los apósitos de fósforo y las sales de potasio, y para el crecimiento: nitrógeno.
  9. No olvides el mantillo, la opción ideal será la hierba triturada, que resultará una imitación de la cubierta en la selva tropical.
  10. En cuanto al trasplante, las raíces de los ejemplares jóvenes crecen rápidamente, llenando todo el suelo. Un trasplante es necesario todos los años para que el crecimiento no disminuya. Aquí debemos recordar la extrema fragilidad del sistema radicular de la planta, incluso un ligero daño que llevará a la muerte. Sin el trasplante, el crecimiento se ralentizará, no habrá más floración, se puede olvidar la fructificación. Cada nuevo recipiente durante el trasplante tiene que ser más grande que el anterior en un volumen de 8-10 cm.
Lazy loaded component

Actualidad

Espectáculos

Mundo

Virales