Si tuve COVID 19, ¿debo pasar por rehabilitación pulmonar?

Este tratamiento ayuda a los pacientes dependientes de oxígenos tras contagiarse.

Se recomienda en pacientes con padecimientos crónicos como asma.

Se recomienda en pacientes con padecimientos crónicos como asma.

Fuente: Difusión
Lazy loaded component

La COVID-19 puede causar daños los bronquios, intersticio y vasculatura pulmonar. Por ello, hay que aprender a detectar qué pacientes necesitan un tratamiento. A continuación, te contamos más acerca de la rehabilitación pulmonar y en qué casos se aplica.

Los especialistas explican que aunque muchos pacientes muestran pulmones limpios en las tomografías, presentan falta de aire porque sus tejidos quedan inflamados o lesionados.

Por otro lado mencionan que hablar de secuelas es precipitado, ya que las secuelas son aquellas que no se pueden recuperar. Muchos de los pacientes de COVID-19 siguen teniendo dolor muscular o articular, cansancio, falta de ganas de realizar sus actividades o falta de atención, pero en unos meses se puede eliminar el impacto a nivel respiratorio en más del 95%. E incluso bajo supervisión médica pueden regresar a su vida normal.

Entonces, ¿quiénes la necesitan?

Los pacientes candidatos a una rehabilitación pulmonar son aquellos con padecimientos crónicos como asma, EPOC, fibrosis pulmonar o fibrosis quística. Asimismo, aquellos que sufrieron neumonía por la COVID-19 y requirieron oxígeno.

¿Cómo se si la necesito? 

No todos los pacientes de coronavirus requieren este tratamiento. Se necesita una evaluación clínica completa para definir el nivel del daño, esto depende de la edad del paciente y de si no tiene otras enfermedades, como diabetes o hipertensión. Un candidato a rehabilitación pulmonar debe realizarse un mínimo de tres pruebas de función respiratoria: una espirometría, una medición de la capacidad de difusión de monóxido de carbono del pulmón y una caminata de seis minutos.

¿Cómo es el procedimiento?

En una rehabilitación pulmonar se dan se dan técnicas de ahorro de energía, modificación de los patrones respiratorios y ejercicios para la musculatura respiratoria. Esto ayudará a que el paciente se sienta seguro en sus actividades diarias y ya no será dependiente de oxígeno. El plazo mínimo de un programa de rehabilitación es de 4 a 6 semanas, se necesitan al menos tres sesiones para explicarle al paciente los ejercicios, que debe practicar en casa. 

Lazy loaded component

Actualidad

Espectáculos

Mundo

Virales