Bolivia ya tiene el primer caso de "hongo negro" en paciente recuperado de COVID-19

Lamentablemente esta enfermedad tiene una mortalidad muy alta, que sobrepasa el 50%, porcentaje que es consecuencia de la afectación de órganos vitales como el cerebro y los pulmones.

El paciente con mucormicosis registrado en Bolivia presentó caída de los dientes. Foto: AFP/referencial

El paciente con mucormicosis registrado en Bolivia presentó caída de los dientes. Foto: AFP/referencial

En alerta. Bolivia ha registrado ayer 3 de agosto el primer caso de mucormicosis, enfermedad más conocida como "hongo negro", en un hombre de 42 años que superó el coronavirus, según informó el Ministerio de Salud.

El adulto “fue internado el 23 de julio pasado en Cochabamba (centro) e intervenido quirúrgicamente en dos ocasiones, luego de que el diagnóstico histopatológico confirmó que se trataba del primer caso de hongo negro en el país”, señaló en un comunicado.

De acuerdo al medico Javier Diez Canseco, el hongo de mucormicosis esta en el suelo, la fruta, el pan y en la suciedad que se mantiene la casa, además, recalcó que no existe contagio de persona a persona.

La persona presentó primero una caída de dientes, algo "que no era normal", asimismo, antes fue llevado a la UCI a causa del COVID-19. El Ministerio agregó que la infección causada por hongos puede afectar las vías nasales y pulmones.

Cabe mencionar que este ya ha sido detectado en India, Irán, Uruguay y Guatemala. Bolivia registra más de 474.500 contagios y más de 17.850 fallecidos hasta la fecha por el SARS-CoV-2, dicen los datos oficiales.

¿Cómo afecta la mucormicosis al cuerpo?

El hongo negro tiene la característica de afectar las pequeñas arterias y venas de los tejidos, con lo que interrumpe el flujo sanguíneo de los tejidos, los cuales se necrosan, que es el término médico que significa muerte del tejido.

Al destruir los tejidos afectados, el tratamiento inicial de la mucormicosis es la remoción de los tejidos afectados con cirugía, tratamiento que facilita la acción de un medicamento contra los hongos llamado anfotericina B, el cual debe darse por la vena para tratar de controlar la enfermedad.

En ocasiones, la mucormicosis se desarrolla por la implantación directa de las esporas en la piel de personas con sistema de defensa muy débil y esa es la forma cutánea de la enfermedad.

Lamentablemente esta enfermedad tiene una mortalidad muy alta, que sobrepasa el 50%, mortalidad que es consecuencia de la afectación de órganos vitales como el cerebro y los pulmones.

Lazy loaded component

Actualidad

Espectáculos

Mundo

Virales