Pecas y lunares: ¿Cuándo preocuparse?

Observar si tus manchas o pecas cambian de color o forma es vital para detectar el cáncer de piel.

El 20% de los melanomas aparece en la cabeza y son más agresivos por estas razones: zonas olvidadas como las orejas, la nariz o el cuero cabelludo.

El 20% de los melanomas aparece en la cabeza y son más agresivos por estas razones: zonas olvidadas como las orejas, la nariz o el cuero cabelludo.

Fuente: iStock

Es muy importante estar atento a la apariencia de los lunares, pecas y manchas en la piel y vigilar si su aspecto cambia, porque el melanoma, cáncer de piel más peligroso, suele originarse a partir de ellas. Y el 90% de los casos se podría curar si se detectaran a tiempo.

Fíjate bien

La llamada “regla del ABCD” (asimetría, borde, color, diámetro) ayuda a distinguir una peca o lunar de una posible lesión cancerosa. Acude al dermatólogo si detectas cualquiera de estas características:

PUEDES VER: Johnson & Johnson retiró cinco protectores solares tras encontrar químico cancerígeno

Asimetría. Los lunares suelen ser redondos y simétricos. Sospecha si es asimétrico, es decir, si una mitad del lunar no se parece a la otra, y no tiene forma ovalada.

Borde. Consulta cuando el borde sea irregular o tenga picos.

Color. Los lunares benignos pueden ser de color marrón claro u oscuro, pero son homogéneos. En cambio, las lesiones malignas suelen tener dos o más tonos: marrón, rojizo, negruzco, etc.

Diámetro. Los lunares suelen ser de menos de 6 mm. Si la mancha es mayor, no lo dejes pasar.

Las manchas en la cabeza son más peligrosas

Según el portal de temas de salud español, Saber vivir, el 20% de los melanomas aparece en la cabeza y son más agresivos por estas razones: zonas olvidadas como las orejas, la nariz o el cuero cabelludo.

No ponemos crema solar en ellas y a menudo no nos protegemos con gorras o sombreros, por eso están desprotegidas frente al sol. Son más difíciles de observar. Al estar tapadas por el pelo, las lesiones suelen verse más tarde, cuando ya están avanzadas.

En la cabeza hay más irrigación sanguínea. Por eso las lesiones se pueden propagar con más facilidad. Están más cerca del cerebro. Y eso aumenta el riesgo de que las células cancerosas se diseminen y lleguen hasta él.

PUEDES VER: Pleno del Congreso aprobó ley que garantiza cobertura gratuita y universal a pacientes con cáncer

¿Cómo examinar mi piel detalladamente?

Revisa primero el cuerpo. Sitúate frente a un espejo y busca señales en la cara y por todo el cuerpo. Primero hazlo de frente, luego de espaldas y, finalmente, de lado.

Cuello y cabeza. Con un espejo de mano y de espaldas a otro espejo, examina la parte trasera del cuello y el cuero cabelludo, separando el pelo.

Parte baja de la espalda. Ayúdate del espejo de mano para examinar también la zona final de la espalda, incluyendo los lados y los glúteos. Repasa después la zona genital.

Brazos y antebrazos. Frente al espejo, examínalos cuidadosamente y las axilas. También tus manos y uñas.

Pies. Revisa la parte de atrás de las piernas. Repasa tus pies, las plantas y la piel que hay entre los dedos.

Lazy loaded component

Actualidad

Espectáculos

Mundo

Virales