Kim Jong-un califica al K-pop de “cáncer vicioso” que amenaza la cultura de su país

Una ley de Corea del Norte exige hasta 15 años de trabajo forzado para aquellos que ven o poseen material de entretenimiento surcoreano, llegando a la pena de muerte.

La música, las películas y los dramas surcoreanos están ganando los corazones de los jóvenes de Corea del Norte. El líder norcoreano lo ve como una amenaza.

La música, las películas y los dramas surcoreanos están ganando los corazones de los jóvenes de Corea del Norte. El líder norcoreano lo ve como una amenaza.

Fuente: Composición EP
Lazy loaded component

El líder norcoreano Kim Jong-un llamó al K-pop un "cáncer vicioso" que corrompe el "atuendo, los peinados, los discursos y los comportamientos" de los jóvenes norcoreanos, informó el medio estadounidense The New York Times.

El K-pop es el género musical surcoreano con más aceptación entre los jóvenes en el mundo, influyendo enormemente en sus gustos.

Es por ello que, la cultura pop surcoreana ha entrado en la última frontera: Corea del Norte. Esto ha llevado a Kim Jong-un a declarar una nueva guerra cultural para detenerla.

En los últimos meses, Corea del Norte critica las influencias "antisocialistas y no socialistas" que se extienden en el país, especialmente las películas, los dramas coreanos y los videos de K-pop de Corea del Sur.

Como parte de un intento aterrorizado por reafirmar el control, líder del estado totalitario ordenó a su gobierno que erradicara la invasión cultural.

La familia de Kim ha gobernado el Norte durante tres generaciones, y la lealtad de los millennials en el país a menudo se ha puesto a prueba.

El entretenimiento surcoreano se pasa de contrabando en memorias USB desde China, robando los corazones de los jóvenes norcoreanos que miran a puerta cerrada y ventanas con cortinas.

Nueva ley impone años trabajo forzado hasta la pena de muerte

Corea del Norte promulgó una nueva ley en diciembre pasado que exige de 5 a 15 años en campos de trabajo para las personas que ven o poseen material de entretenimiento de Corea del Sur.

El castigo máximo anterior por tales delitos era de cinco años de trabajos forzados. Aquellos que ponen material en manos de los norcoreanos pueden enfrentar castigos aún más drásticos, incluida la pena de muerte.

La nueva ley también exige hasta dos años de trabajos forzados para quienes "hablan, escriben o cantan al estilo surcoreano".

"Para Kim Jong-un, la invasión cultural de Corea del Sur ha ido más allá de un nivel tolerable", dijo Jiro Ishimaru, editor en jefe de Asia Press International, un portal en Japón que monitorea a Corea del Norte.

"Si esto no se controla, teme que su gente pueda comenzar a considerar al Sur como una alternativa a Corea para reemplazar al Norte".

No es la primera vez

Esta no es la primera vez que Corea del Norte arremete contra una "invasión ideológica y cultural". Las radios y televisores están preconfigurados para recibir transmisiones gubernamentales. El gobierno norcoreano ha impedido que sus ciudadanos usen internet global.

Escuadrones disciplinarios patrullan las calles, deteniendo a los hombres de cabello largo y a las mujeres con faldas que se consideran demasiado cortas o pantalones apretados. Incluso el único tinte para el cabello disponible es el negro, según la Embajada de Rusia en Pyongyang.

Lazy loaded component

Actualidad

Espectáculos

Mundo

Virales