Víctimas de Sendero Luminoso piden que ninguna persona involucrada en terrorismo los gobierne

Los afectados en tiempos del terrorismo no creen en la muerte del máximo representante senderista, Abimael Guzmán.

Familiares y víctimas piden reparación civil al Estado.

Familiares y víctimas piden reparación civil al Estado.

Fuente: GLR - Crédito: Raúl Egusquiza/ URPI

Indignada y consternada por la muerte de su esposo, se encontraba Mercedes Cuadros, viuda del suboficial Marco Tulio Ojeda Feria, quien perdió la vida un 20 de Julio de 1992 a manos del grupo extremista Sendero Luminoso.

“Mi esposo trabajaba como resguardo del asesor del expresidente Alberto Fujimori. La tragedia sucedió en la noche cuando mi esposo mantenía la seguridad en las puertas del instituto Libertad y Democracia, en Miraflores, cuando de pronto aprecia que un camión es abandonado en la puerta, él ya presenciaba que se trataba de un coche bomba, se dirige al camión abre la puerta para tratar de desactivar el explosivo, pero en ese momento estalla y mi esposo muere en el instante. Yo me encontraba gestando con 3 meses de embarazo, mi hija nunca conoció a su padre” detalla Mercedes Cuadros.

Asimismo, indicó que la muerte de Abimael Guzmán no le genera alegría alguna, por todo lo contrario le traen sentimientos de indignación.

“A mi no me alegra la muerte de Abimael Guzmán, me indigna porque ni siquiera pidió perdón, no pago sus culpas. El esposo es la cabeza del hogar yo tengo que ser padre y madre para mis hijos. La vida de un policía no está valorada, que ese asesino sea quemado pero primero que muestren su cuerpo, no valla ser que no sea él y salga en libertad. No queremos que ninguna persona involucrada en terrorismo los gobierne", afirmó.

"Yo he sido abatido en puesto de defensa"

Unas horas después de la muerte del suboficial Ojeda, en el Mercado Mayorista N° 1 de La Victoria, el suboficial de primera Benjamín Chávez Jara, es víctima de un nuevo atentado terrorista, en el cual quedó gravemente herido y su compañero de guardia falleció en pleno puesto de defensa.

Lazy loaded component image

“Yo he sido abatido en puesto de defensa . Mis balas se acabaron, me han rematado en el piso, me tiraron dos balazos en la cabeza una de ellas impactó en la vista y perdí uno de los ojos. Yo estaba moribundo perdí masa encefálica , los médicos me desahuciaron. Quedé con discapacidad motriz, tuve problemas mentales, perdí la visión y no hablaba. Yo no sabía ni quien era cuando desperté después de un mes", señaló Benjamín Chávez.

El policía en retiro se encontraba a cargo de la seguridad cuando los terroristas ingresaron para hacer una acción piscosocial de tomar el Mercado Mayorista N° 1 de La victoria. Al notar la presencia policial, hicieron volar el lugar con un explosivo, en ese momento los 2 agentes del orden toman posiciones de combate tratando de repeler el ataque, pero sin éxito alguno perdieron la batalla contra el terrorismo.

“Yo salí tras la explosión para defender el sitio y es ahí donde quedo aturdido y recibo los impactos de bala en la cabeza, pero de milagro he sobrevivido, en cambio mi compañero de guardia, Antonio Rurush, sí fallece en el acto. Antes de ese día, un atentado anterior yo tuve que recoger con espátula los restos de otros compañeros policiales", recordó Benjamín Chávez.

Las familias exigen al Estado que se les dé una indemnización por el daño causado a sus seres queridos y por las secuelas que padecen hasta hoy, ya habiendo pasado 29 años del trágico momento que les tocó vivir.

Lazy loaded component image
Lazy loaded component

Actualidad

Espectáculos

Mundo

Virales