Pidió que lo enterraran vivo para resucitar al tercer día como Jesús, pero murió

James Sakara fue víctima de su fe equivocada y eso, lamentablemente, le costó la vida. Dejó a una viuda embarazada y a muchos feligreses confundidos.

Tres hombres que ayudaron a Sakara a ejecutar el plan. Solo se presentó uno y los demás son actualmente buscados por la Policía.

Tres hombres que ayudaron a Sakara a ejecutar el plan. Solo se presentó uno y los demás son actualmente buscados por la Policía.

Fuente: Composición el Popular - Crédito: YouTube

¡Lamentable! James Sakara, pastor de una iglesia cristiana de Zambia, en África, fue encontrado muerto después de pedir ser enterrado vivo para poder volver a la vida en tres días, como Jesús.

El pastor de la Iglesia Sion en la ciudad zambiana de Chidiza logró convencer a su congregación de que podría imitar la resurrección del Hijo de Dios.

PUEDES VER: Costa de Marfil detecta por primera vez un brote de ébola desde 1994

No obstante, la mayoría de los miembros de la congregación de Sakara se mostraron reacios a dejarlo seguir con el ridículo plan, y mucho menos a ayudarlo, pero finalmente, tres hombres se acercaron para ayudar al pastor con el entierro.

Estos hombres cavaron una tumba poco profunda, luego ataron sus manos y lo sepultaron vivo. Después de pasar los tres días y no volverlo a ver, volvieron al lugar, y se llevaron una ingrata sorpresa.

Sakara fue hallado muerto por los feligreses, quienes no comprendieron por qué no cumplió su promesa. Al ver el cuerpo sin vida de su líder, algunos miembros de la iglesia intentaron una serie de ‘ejercicios espirituales’ para resucitarlo, pero fue en vano.

En tanto, uno de los tres hombres que ayudaron a Sakara a ejecutar el absurdo plan se presentó y dos son actualmente buscados por la Policía. Estos tipos de pruebas absurdas de los líderes religiosos no son desconocidas en África.

PUEDES VER: Se confirma la primera muerte por el virus de Marburgo en África occidental

Hace algún un tiempo, un pastor indicó tener el ‘número de teléfono de Dios’, otros indicaron que podían curar a las personas rociándoles insecticidas en la cara, e incluso hubo uno que afirmó haber resucitado, pero finalmente declaró que fue falso.

Sin embargo, a diferencia de estos fraudes, James Sakara de 22 años fue víctima de su fe equivocada y eso, lamentablemente, le costó la vida. Dejó atrás a una joven viuda embarazada y a muchos feligreses confundidos.

Lazy loaded component

Actualidad

Espectáculos

Mundo

Virales