Bombardeo israelí en Gaza mata a un hombre discapacitado, su esposa embarazada e hija

“¿Qué hizo mi hermano? Simplemente estaba sentado en su silla de ruedas”, lamentó el familiar del hombre fallecido por los incesantes bombardeos de Israel.

El hermano de Eyad Saleha llora frente a los cadáveres de sus parientes que murieron en un bombardeo de Israel contra su casa en Gaza.

El hermano de Eyad Saleha llora frente a los cadáveres de sus parientes que murieron en un bombardeo de Israel contra su casa en Gaza.

Fuente: SAID KHATIB / AFP - Crédito: EFE

Tragedia. Eyad Saleha, es un palestino de 33 años de edad que vive en Gaza, sin embargo, este miércoles mientras esperaba su almuerzo un misil de Israel cayó sobre su hogar, matándolo a el, su esposa embarazada y su hija de a penas 3 años.

Desde el inicio de la intensificación del conflicto entre Israel y Palestina, desde el pasado 10 mayo, al menos 227 palestinos han perdido la vida, entre ellos 64 niños, en tanto, más de 500 personas han resultado heridas por el conflicto bélico.

El salón de la casa quedo totalmente destrozado, bajo los escombros yacían restos de una bicicleta roja y dentro de la refrigeradora todo estaba de polvo entre ellos un plato de tomates frescos.

Omar Saleha, de 31 años, dijo que su hermano no podía caminar desde los 14 años y lamentó el hecho pues no era combatiente, era un civil indefenso que no tenía porque pagar de esta manera.

El Popular
PUEDES VER: “Haría cualquier cosa por mi pueblo, pero solo tengo 10 años”, dice niña palestina entre lágrimas

“¿Qué hizo mi hermano? Simplemente estaba sentado en su silla de ruedas”, lamentó. “¿Qué hizo su hija? ¿Qué hizo su esposa?”, preguntó el hermano menor, quien estaba en casa de unos vecinos durante el ataque. Simplemente se “disponían a almorzar”.

En tanto, el Fondo de las Naciones Unidas para la Infancia (UNICEF) solicitó que se detenga el fuego en la Franja de Gaza. La entidad quiere tener acceso humanitario para ayudar a los damnificados por los bombardeos de Israel contra Palestina; casi 250.00 niños requieren atención de salud mental y de seguridad.

Por su parte, el viceministro de Salud de Gaza, Yusef Abu al Rish, contó que esta indignado por la triste y lamentable muerte de la familia y pidió reflexión al mundo.

“Matar a inocentes en sus casas, incluso fetos en el vientre materno, es un crimen”, sostuvo. “¿Cuántos más muertos tiene que haber para que el mundo tome conciencia?”, preguntó el funcionario.

Umm Eyad, de 58 años, tampoco se encontraba en casa cuando el ataque mató a su hijo. Se había ido dos días a casa de su hermano porque su casa le parecía más segura. Eyad, cuenta la madre, “rezaba para que se restableciera la calma”. Y murió.

Lazy loaded component image
Lazy loaded component

Actualidad

Espectáculos

Mundo

Virales