Roberto Martínez sobre equipos peruanos: “Nunca hubo uno como el San Agustín”

Roberto Martínez cuenta sobre su paso por el fútbol peruano.

Roberto Martínez cuenta su paso por el fútbol

Roberto Martínez cuenta su paso por el fútbol

Lazy loaded component
Redactor: El Popular30 Jun 2020 | 7:08 h

Era 1985, la selección peruana se alistaba para jugar las eliminatorias para el Mundial México 86 y nuestras estrellas eran Cueto, Uribe, Velásquez, Franco Navarro y el Ciego Oblitas.

Mientras, en el campeonato local, un equipo recién conocido, llamado San Agustín, comenzaba a hacer historia, teniendo entre sus figuras a un chiquillo de 17 años llamado Roberto Martínez Vera Tudela, quien fue clave en el título que un año más tarde lograría el equipo santo.

LEE MÁS: Roberto Martínez: “Los clásicos eran mis mejores partidos”

El ex volante recordó en el programa Sin escape de Perfecta Radio precisamente sus mejores años en el rectángulo, dejando constancia que en la “U”, Boys y Municipal fue feliz, pero nadie le borra sus recuerdos de cuando en 1986 dio la vuelta olímpica con el equipo de la avenida Javier Prado.

De hecho, tiene más cosas que hablar de su etapa en la “U”, pero lo que vivió en San Agustín, sin duda, es de almanaque.  

Lazy loaded component image

¿Qué ha sido de tu vida?

-Hace seis años me muevo por la zona de Trujillo y Chiclayo. Tengo un hijo que en julio cumple cinco años. Vivo feliz en Chiclayo, porque cuando voy a Lima, me estreso.

Dicen que recordar es volver a vivir. ¿Qué recuerdos de tu paso por la “U”?

-Tuve la suerte de crecer en Universitario. Me encontré con jugadores que aparecían, como Reyna, Suárez, Leo Rojas, Rey Muñoz... Y entramos con el Puma (Carranza), Balán Gonzales, Puchungo Yáñez y el Chato Araujo, e hicimos una transición fácil.

Pero te retiraste muy joven del fútbol, ¿no?

-Por razones personales, me retiré a los 27 años, y no me arrepiento para nada... Eso me permitió abrirme en otros campos, que no es el fútbol, de los cuales vivo hoy en día.

El fútbol te permitió tener una buena solvencia económica.

-Sí. Tuve la suerte de que en mi época, que a pesar de los temas internacionales y que eran de vacas flacas, ocurrió un cambio de dirigentes en el fútbol. Eso me dio la posibilidad de ganar más dinero en el Perú que yendo al extranjero. El único que jugaba en el extranjero era Chemo Del Solar, y después salió Pablo Zegarra.

Lazy loaded component image

¿Nos puedes contar cómo se dio tu salida de la “U” en 1996?

-Vamos por partes. La “U” tuvo la suerte de tener un dirigente como Jorge Nicolini, que cambió un poco el chip a los jugadores, y todo se desarrollaba en armonía. Ya con Alfredo González en la presidencia el 96 quise retirarme del club por un tema, pero sigo; sin embargo, hubo gente de la dirigencia con la que tuve problemas, y en ese interín, el 97 aparece Sport Boys y me voy a ese club. El Boys me pagó, en un año, más de lo que recibí en Universitario...

¿Qué pasó?

-Yo no me voy de la “U”, sino que al no pedir disculpas públicas me sacaron, porque yo tenía intención de seguir. Yo había dicho que solo hablaba con el dueño del circo (Alfredo González era el presidente) y no los payasos (con el resto de dirigentes) por mi contrato. En esa época regresó el tesorero que maltrataba a los jugadores, era el grupo de Jaime León y Brusset.

¿Y te fuiste?

-Yo nunca reclamé y nunca lloré por mi salida.

El mecenas

¿En una época se habló de que eras el mecenas de Universitario?

-Cómo dije, Jorge Nicolini fue la persona que cambió la dirigencia, él nos dio otro estatus, y como tenía una importadora de autos, y nos dieron a todos un Mazda, todos teníamos el auto del año. Ya cuando todo comienza a flaquear por la recesión, ya cambian las cosas.

¿Qué viene después?

-Nicolini me pide que le preste plata (para el club), la cual me terminaron pagando entre comillas, pero renuncié a una (parte de la) plata.

Se decía que entonces había grupos en el equipo y que estaban en contra tuya.

- ... ¿Quién podría estar en contra si con el dinero que yo prestaba se pagaban los sueldos? No sé...

Pero tenemos entendido que después vuelves a prestar dinero.

-Fue en la época del tricampeonato (98-99-2000) cuando estaban Ciurlizza, Esidio, Grondona, El Puma. Me llama Alfredo (González), el mismo que me botó, para pedirme dinero (conserva los documentos del préstamo y la devolución).

Lazy loaded component image

santos en el cielo

¿Tienes en tu haber un título cuando recién habías sacado tu DNI?

-A los 18 campeoné con San Agustín. Creo que nunca en la historia del fútbol peruano hubo un equipo campeón como San Agustín; dirán San Martín, pero tiene una logística atrás. Mira, en San Agustín, mis compañeros trabajan en el colegio.

Fue un equipo muy austero.

-Teníamos seis balones, poca indumentaria de entrenamiento. El profesor Pérez Vargas me enseñaba en la mañana en el colegio y por la tarde era mi preparador físico. Yo ganaba en esa época 75 dólares al mes.

HIZO CRACK

¿Reconoces que pudiste dar mucho más como futbolista?

-Yo nunca me he considerado crack, por ahí pude dar más. Hoy, a mis 52 años, volteo y estoy contento con lo que he logrado en el fútbol, que es lo más importante. Desde que jugué en San Agustín, desde que me casé dos veces, mi hijo, en verdad digo que soy un afortunado de la vida a mi manera.

MIRA TAMBIÉN: Roberto Martínez publica tierna foto con hija de Melissa Loza

¿Quizá una deuda sería no haber jugado en el extranjero?

-Cuando Chemo se fue a jugar a España, al Tenerife, en el Perú se da un movimiento de jales sorprendentes. Reynoso, de Alianza viene a la “U”, Marquinho llega al Alianza, pero nosotros sin ganar nada a nivel internacional cobrábamos bien. También te digo que no había tantas opciones como hoy, que hay chicos que ni sabemos, pero aparecen jugando en el exterior.

Lazy loaded component
Video recomendado
Lazy loaded component MDIG