Pacientes con inactividad física tienen mayor riesgo de morir de coronavirus, según estudio

Los autores de la investigación concluyeron que los pacientes COVID-19 con estilo de vida sedentario son más vulnerables a la enfermedad.

La inactividad física, como factor de riesgo para desarrollar de manera grave el COVID-19, fue superada solo por la edad avanzada y los antecedentes de trasplante de órganos.

La inactividad física, como factor de riesgo para desarrollar de manera grave el COVID-19, fue superada solo por la edad avanzada y los antecedentes de trasplante de órganos.

Fuente: Solidaridad Intergeneracional
Lazy loaded component
Redactor: 17 Abr 2021 | 14:01 h

La falta de ejercicio entre los pacientes con coronavirus está relacionada con síntomas más agudos y es el factor de mayor riesgo de muerte en todos los hallazgos, según un estudio que cubrió alrededor de 50 mil personas afectadas.

Las personas que estaban físicamente inactivas durante un mínimo de dos años antes de la pandemia tenían más probabilidades de ser hospitalizadas, estar en una Unidad de Cuidados Intensivos (UCI) y morir, indicó un estudio publicado el martes 13 de abril en el British Journal of Sports Medicine.

El estudio también encontró que la inactividad física, como factor de riesgo para desarrollar de manera grave el COVID-19, fue superada solo por la edad avanzada y los antecedentes de trasplante de órganos.

Los autores de la investigación dedujeron que, en comparación con otros factores de riesgo variables, por ejemplo, hipertensión, tabaquismo y obesidad, “la inactividad física fue el factor de riesgo más importante en todos los resultados”.

Las condiciones ya existentes comúnmente asociadas con la infección grave por COVID-19 son ser hombre, edad avanzada y tener obesidad, diabetes o enfermedad cardiovascular. Sin embargo, hasta el momento, no se ha incluido un estilo de vida sedentario.

Para determinar si la falta de ejercicio aumenta las probabilidades de infección grave, hospitalización, ingreso en la UCI y muerte, los científicos compararon estos hallazgos en 48,440 adultos en los Estados Unidos con COVID-19 entre enero y octubre de 2020.

La edad promedio de los pacientes con coronavirus era de 47 años, y tres de cada cinco eran mujeres. En promedio, su índice de masa corporal fue de 31, un poco por encima del umbral de obesidad.

Aproximadamente la mitad no tenía enfermedades subyacentes, como cáncer, diabetes, enfermedades cardíacas o renales o afecciones pulmonares crónicas. Alrededor del 20 % tenía uno y más del 30 % tenía dos o más.

Todos los pacientes habían declarado su nivel de actividad física regular al menos tres veces entre marzo de 2018 y marzo de 2020 en clínicas ambulatorias.

Alrededor del 15 % dijo que estaba inactivo (0-10 minutos de actividad física por semana), cerca del 80 % informó alguna actividad (11-49 minutos / semana) y el 7 % estaba constantemente activo (150+ minutos / semana).

Después de tener en cuenta las diferencias debido a la edad, la raza y las afecciones médicas subyacentes, los pacientes sedentarios con coronavirus tenían más del doble de probabilidades de ser ingresados ​​en el hospital que los más activos.

También tenían un 73% más de probabilidades de estar en UCI y 2.5 veces más probabilidades de morir a causa de la infección.

En contraste con los pacientes habituales de realizar actividad física intermitente, los adictos a la televisión tenían un 20 % más de probabilidades de ser ingresados ​​en el hospital, un 10 % más de probabilidades de estar en UCI y un 32 % más de probabilidades de morir.

Lazy loaded component

Actualidad

Espectáculos

Mundo

Virales