COVID-19: las razones para beber mucha agua tras recuperarte de la infección

Mucho ojo. El beber agua ayuda a mantener una buena hidratación en la recuperación de pacientes, pero no solo eso, sino que trae otros beneficios para el cuerpo.

Coronavirus: mantener una buena hidratación ayuda en la recuperación de pacientes infectados con el virus.

Coronavirus: mantener una buena hidratación ayuda en la recuperación de pacientes infectados con el virus.

Fuente: Composición el Popular

Para muchos expertos algunos nutrientes son esenciales para reducir muchos riesgos entorno a la salud. Los virus como el coronavirus no solo se pueden curar con medidas nutricionales o modificando nuestra manera de comer. Si se introduce algunos elementos que son esenciales se puede ayudar a reducir el riesgo de contraer una infección, o si ocurre, que esta se agrave.

Entorno al coronavirus existen muchos estudios que indican que el déficit de vitamina D y C, así como de grasas y algunos minerales como el cinc, hacen que el cuerpo sea vulnerable a la COVID-19 y su evolución en cada persona. Pero, también es importante recalca que por más vitamina que uno tome, si no se siguen las reglas básicas acabara infectándose.

Para Mauricio Moscoso medico infectologo, es muy importante mantener una buena hidratación ya que a "este virus, como al de la gripe, le gusta la glucosa" por lo que recomienda comer cinco raciones de frutas al día entre frutas, verduras y hortalizas. Asimismo, el especialista aconseja que esto se complemente de vegetales, cereales y legumbres en formas de guisos pero con pocas calorías.

El Popular

Moscoso resalta la importante de reforzar el consumo de agua regular para ayudar a la recuperación de los pacientes COVID-19 y "no esperar que tengan sed para beber algo". Una clave es tomar de 6 a 8 vasos al días de los que al menos 4 deben ser de agua pura, eso sí, sin azúcar ya que esta provoca la deshidratación alargando el periodo de recuperación de un paciente con el virus.

Según estudios el consumo bajo de agua tiene una relación amplia con sufrir problemas cardiovasculares en el futuro así como la formación de piedras en el riñón. Otros apuntan a que una deshidratación genera también alteraciones neurológicas. Por otro lado, el coronavirus ha generado una situación de incertidumbre al cambiar la rutina y el ritmo de vida, esto puede generar ansiedad y estrés en las personas.

Lo cual podría provocar que se pierda más agua y que el cuerpo se deshidrate más rápido. "Tomar agua ayuda a reponer los líquidos perdidos y si es agua con minerales, como la que puedes obtener con un alcalinizador de agua", asegura.

Lazy loaded component
Chaskibet

Actualidad

Espectáculos

Mundo

Virales