Malala dice que a las niñas y jóvenes "nunca se les permitirá regresar a un aula o llevar un libro"

La Premio Nobel de la Paz 2014 manifestó el terror de las mujeres afganas pues ella es una sobreviviente de un ataque talibán en Pakistán por haber promovido la educación de las niñas y jóvenes.

Malala lametó la situación en Afganistan. Ella es una de las miles de personas que escaparon del control de los talibanes. Foto: composición LR / EFE

Malala lametó la situación en Afganistan. Ella es una de las miles de personas que escaparon del control de los talibanes. Foto: composición LR / EFE

Preocupación mundial. La activista paquistaní por los derechos de las mujeres Malala Yousafzai expresó el tremendo temor que la invade por la situación de estas tras la llegada de los talibanes al poder luego de 20 años de guerra, la huida del presidente, Ashraf Ghani, y la retirada de las tropas de Estados Unidos y aliadas.

La Premio Nobel de la Paz 2014 manifestó el terror que deben estar pasando las mujeres afganas pues ella es una sobreviviente de un ataque talibán en Pakistán por haber promovido la educación de las niñas y jóvenes. Una bala le alcanzó la cabeza y estuvó debatiéndose entre la vida y la muerte con tan solo 15 años de edad, en ese entonces.

Hoy tiene 24 años y reside con su familia en Reino Unido, culminó sus estudios en la Universidad de Oxford. “No puedo menos que sentirme agradecida por mi vida hoy. Después de graduarme de la universidad el año pasado y comenzar a forjar mi propia carrera, no puedo imaginarme perdiéndolo todo, volviendo a una vida dictada por hombres armados”, escribe en The New York Times.

“Las niñas y jóvenes afganas se encuentran una vez más en una situación en la que yo me he encontrado, desesperada porque nunca se les permitirá regresar a un aula o llevar un libro”, agrega Malala en su columna de opinión del reconocido diario estadounidense.

El Popular

Como se recuerda, cuando los talibanes gobernaron Afganistán entre los años 1996 y 2001, las escuelas estaban cerradas y eran obligadas a usar en público un burka, que cubre todo el cuerpo y el rostro, con una rejilla de tela a nivel de los ojos.

Las mujeres no podían salir de sus hogares a menos que estuvieran acompañadas de un “mahram”, un acompañante masculino de su familia, y en las plazas de las ciudades y en los estadios tenían lugar además flagelaciones y ejecuciones, incluidas lapidaciones por adulterio.

En ese sentido, Malala Yousafzai espera ahora una respuesta internacional para ayudar a las mujeres y niñas afganas. “Piden protección, educación, libertad y el futuro que se les prometió. No podemos seguir defraudándolas. No tenemos tiempo que perder”, exhorta.

Lazy loaded component
Chaskibet

Actualidad

Espectáculos

Mundo

Virales