Rusia: trabajadores que se nieguen a vacunarse contra el COVID-19 pueden ser despedidos sin derecho a pago

Según las autoridades, este repunte de casos en Rusia se debe a la variante Delta, y afecta a casi el 90 % de los nuevos pacientes.

La campaña de vacunación en Rusia inició el pasado 5 de diciembre, con la vacuna Sputnik V desarrollada por el Centro Gamaleya.

La campaña de vacunación en Rusia inició el pasado 5 de diciembre, con la vacuna Sputnik V desarrollada por el Centro Gamaleya.

Fuente: Composición EP

El gobierno de Vladimir Putin anunció el sábado 19 de junio que los empleados que se nieguen a vacunarse contra el coronavirus en regiones de Rusia donde es obligatorio, pueden ser despedidos sin indemnización.

“Si las autoridades sanitarias de una región hacen obligatoria la vacunación para determinadas categorías de trabajadores, un empleado no vacunado puede ser suspendido”, dijo el ministro ruso Anton Kotiakov.

PUEDES VER: Rusia prueba la vacuna Sputnik V en versión aerosol nasal para niños

Según el ministro de Rusia, la suspensión duraría mientras esté vigente el decreto de vacunación COVID-19 obligatoria. Ante el aumento de casos de coronavirus, la ciudad de Moscú y su región fueron las primeras en Rusia en hacer obligatoria la vacunación, para los empleados del sector servicios.

Desde entonces, otras siete entidades locales, entre ellas San Petersburgo y su región, tomaron medidas similares. Moscú registró 8,305 casos en 24 horas, cifra que sigue siendo muy superior a hace dos semanas, cuando se registraban unos 3 mil casos diarios.

Según las autoridades, este brote se debe a la variante Delta, identificada en India, y que afecta a casi el 90 % de los nuevos pacientes. A nivel nacional, Rusia registró 17,611 casos nuevos.

El presidente Vladimir Putin pidió un aumentar el ritmo de vacunación en el país y advirtió que los empleados públicos que se nieguen a vacunarse podrían ser despedidos.

PUEDES VER: Rusia espera que la OMS autorice la vacuna Sputnik V en un plazo no mayor de dos meses

“Hoy nuestra misión es canalizar todos los esfuerzos y recursos para proteger a nuestros ciudadanos del coronavirus y sus consecuencias. Primero, necesitamos intensificar la campaña de vacunación y tenemos todo lo necesario para ello”, dijo el presidente ruso.

Hasta el momento, Rusia tiene cuatro vacunas propias contra el coronavirus y continúa desarrollando otras. La campaña de vacunación comenzó el 5 de diciembre pasado con la vacuna Sputnik V desarrollada por el Centro Gamaleya.

Con una población de más de 146 millones de habitantes, hasta la fecha 16,1 millones de ciudadanos han sido completamente inmunizados, reportó la viceprimera ministra Tatiana Gólikova.

Lazy loaded component

Actualidad

Espectáculos

Mundo

Virales