Boxeador José María Lúcar espera dejar huella en Tokio 2020: “Mi sueño es llegar al podio”

Sueña con regalarle una medalla al Perú. Es emprendedor y tiene una anticuchería.

José María Lúcar, boxeador peruano.

José María Lúcar, boxeador peruano.

El sueño no está cumplido si no llega al podio y estar entre los mejores del mundo. José María Lúcar, boxeador peruano clasificado a Tokio 2020, aseguró sentirse muy feliz de participar por primera vez en unos Juegos Olímpicos y marcar el regreso del boxeo peruano a este magno evento, luego de la participación de Alberto Rossel en Atlanta 1996.

El pugilista perteneciente al Programa de Apoyo al Deportista (PAD) y del Programa Vamos con Tokio del Instituto Peruano del Deporte (IPD) dijo también compartir su tiempo en atender su anticuchería.

—¿Qué pasa por tu mente a poco de participar en Tokio 2020?

—Sentí mucha alegría, pero también lo tomé con calma. Mi familia y mis amigos me felicitaron por este logro. Solo espero que llegue el momento

—¿Recibir el apoyo de tu gente es lo mejor de ser deportista?

—Sí, eso es lo bonito de ser deportista porque la gente se contagia de tus logros. Te dan buenas vibras y nosotros lo recibimos con humildad.

—Con el preolímpico cancelado, ¿dudaste de tu clasificación?

—Sí, tenía alguna posibilidad por lograr la medalla (bronce) en los Juegos Panamericanos, pero no me lo esperaba. Ojalá que esta clasificación, y la de Leodan Pezo, ayude a que el Boxeo peruano supere los problemas que hay.

—¿Es complicado entrenar con una Federación sin fondos?

—Esperemos que después de los Juegos Olímpicos, las cosas se solucionen porque los problemas dirigenciales siempre perjudican al atleta.

—¿Cómo fue que te enteraste de tu clasificación a Tokio 2020?

—Con la cancelación del Preolímpico me dijeron que había una posibilidad por el ranking. No entendía nada, dejé de pensar en eso y se lo dejé en manos de Dios. Luego mi coordinador me dio la noticia y no podía creerlo.

—¿Era un sueño que persiguías desde pequeño?

—Así es, es el motivo por el que empecé a boxear desde los 15 años.

—¿Conseguir una medalla es lejano?

—No, uno va a competir y a dejar el nombre del Perú en lo más alto, por eso el objetivo es llegar al podio. No será fácil, pero con trabajo todo se puede.

—¿Ya te imaginas en la inauguración de Tokio 2020?

—Sí. Siempre en los eventos grandes como los Panamericanos me los pierdo por estar concentrado en el pesaje u otras cosas, pero esta vez no me lo pierdo por nada del mundo.

—¿Como boxeador cuánto has crecido?

—He corregido muchos temas, físicos, técnicos y sobre todo mentales. La situación que hemos pasado nos ha servido para madurar y fortalecernos en todo aspecto.

—¿Qué nivel esperas encontrar en Tokio 2020?

—Mi categoría es 91 Kg y es pesado. En los Panamericanos pude pelear con el ecuatoriano Castillo que es subcampeón mundial y conocí ese nivel. En Tokio no espero menos. Sé que estoy para dar pelea, solo es cuestión de seguir trabajando. Siento que he madurado mucho.emprendedor

—¿Cómo está el negocio de la familia?

—Bien, estamos en camino. Por un momento quedó cerrada la anticuchería por la pandemia, pero ahora hemos abierto siguiendo los protocolos.

—¿Eres de meter mano en el negocio?

—Sí, apoyando en la parrilla o atendiendo al público igual que mis padres y mis hermanos. En diciembre invertí el dinero del premio que gané (en Lima 2019) para remodelar la anticuchería La sazón de Rufina y quedó linda.

—¿Te gusta la cocina?

—Sí porque crecí viendo el negocio familiar, pero el secreto es hacer bien el aderezo y mi mamá lo hace excelente. Freír es relativamente fácil y yo hasta frío picarones, pero con la buena sazón de mi mamá.

—¿Te hubiera gustado seguir la carrera?

—Intenté estudiar gastronomía, pero no es lo mío. La anticuchería está ubicada en Juan Fanning 439 en Miraflores. Los espero y gracias a el Popular por la entrevista.

Lazy loaded component

Actualidad

Espectáculos

Mundo

Virales