28 Juegos únicos en 125 años de historia olímpica (II)

Desde los Angeles 1932 hasta Atenas 2004.

Los Juegos Olímpicos de Atenas 2004 fue todo un suceso.

Los Juegos Olímpicos de Atenas 2004 fue todo un suceso.

Crédito: Alamy

En los 125 años transcurridos desde la primera edición de 1896, los mejores deportistas del mundo han medido sus fuerzas en los Juegos Olímpicos en 28 ocasiones.

LOS ANGELES 1932

Los Juegos retornaron a Estados Unidos gracias al apoyo económico de los magnates del cine, que esquivaron las secuelas en su país de la depresión de 1929.

El mecenas más importante fue William Fary Gerland, que patrocinó la construcción del Memorial Coliseum, donde también se disputaron los segundos juegos de Los Angeles, en 1984. El director Cecil B. de Mille organizó la ceremonia inaugural.

Participaron en los Juegos 1.334 atletas de 37 países, que dispusieron por primera vez de una Villa Olímpica bien acondicionada, aunque las mujeres fueron alojadas en un hotel.

Hubo 14 deportes. Un gimnasta y una nadadora, el italiano Romeo Neri y la norteamericana Helen Madison, fueron los deportistas más galardonados, con tres oros cada uno.

Estados Unidos, con un total de 104 medallas, fue de nuevo la nación que acaparó buena parte de los podios.

El argentino Juan Carlos Zabala estableció la mejor marca mundial de maratón con 2 horas, 31 minutos y 36 segundos.

.

BERLÍN 1936

Los triunfos de un atleta negro, el estadounidense Jesse Owens, acapararon la atención de los Juegos de Berlín y desbarataron los planes del canciller alemán Adolf Hitler, que trató de utilizar la competición como elemento de propaganda nazi.

El clima prebélico que crearon las intenciones expansionistas alemanas hizo que muchas naciones se planteasen el boicot. Sin embargo, al final participaron 49 países con 3.963 deportistas en 19 disciplinas.

Se lograron grandes éxitos deportivos en un acontecimiento que por vez primera tenía un espectador de excepción, la televisión.

Se batieron todas las plusmarcas de atletismo establecidas hasta el momento. Debutaron en el programa olímpico el baloncesto, el balonmano y el piragüismo, mientras que el polo se despidió de los Juegos.

El país anfitrión se adjudicó 33 medallas de oro y mostró su supremacía en las pruebas de remo, gimnasia e hípica. Estados Unidos acumuló 24 medallas de oro y destacó en atletismo.

Jesse Owens ganó cuatro oros en 100 metros, 200 metros, relevos 4 por 100 metros y salto de longitud, en esta prueba tras un duelo apasionante con el muy ario Luz Long, con quien confraternizó bajo la mirada de Hitler y con quien fraguó una sincera amistad.

.

LONDRES 1948

Tras la sangrienta II Guerra Mundial, los Juegos de Londres se caracterizaron por unos resultados poco brillantes debidos a la precaria situación del deporte en el mundo y a la falta de recursos en la Europa postbélica.

Estados Unidos e Italia tuvieron que enviar comida para los deportistas, que se alojaron en barracones de la Royal Air Force.

Acudieron 4.104 deportistas de 59 países, incluida Italia, pese a formar con los países del Eje en la Guerra. Alemania y Japón, también perdedores en el conflicto armado, no acudieron. La Unión Soviética, pese a estar invitada, rehusó participar.

Se compitió en 21 modalidades. La pista del Estadio de Wembley fue acondicionada con una capa de ceniza que, más que ayudar, frenó a los deportistas.

En los 10.000 metros los jueces anunciaron la última vuelta mucho antes de que los corredores cruzaran la línea de meta por penúltima vez. Los perseguidores del checo Emil Zatopek se detuvieron sin percatarse del error, con lo que este sacó 300 metros de ventaja al argelino-francés Alain Mimoun.

Los grandes triunfadores fueron el estadounidense Bob Mathias, ganador del decatlón con solo 17 años, y la holandesa Fanny Blankers-Koen, que a los 32 ganó 4 medallas en 100 metros, 200 metros, 100 metros vallas y en los relevos de 4 x 100.

Los estadounidenses ganaron el medallero final.

.

HELSINKI 1952

La Unión Soviética se presentó en la cita olímpica de Helsinki como gran rival de la supremacía deportiva estadounidense. La última participación olímpica de Rusia se remontaba a 1912, en Estocolmo. Desde su constitución, la Unión Soviética no había competido en unos Juegos.

Los Juegos contaron con la participación de 4.955 deportistas de 69 países, con un programa de competición de 18 deportes.

El duelo entre soviéticos y americanos se saldó con 76 medallas para Estados Unidos, 40 de oro, y 71 para la Unión Soviética (22).

Pero por encima de todos brilló la actuación de la "locomotora humana", el atleta checoslovaco Emil Zatopek. Su triunfo de 4 años antes en Londres en los 10.000 se quedó pequeño tras la consecución en Helsinki del primer puesto en las pruebas de 5.000, 10.000 y en el maratón, distancia en la que competía por primera vez.

Su mujer, Dana, ganó la medalla de oro en el lanzamiento de jabalina.

Otros deportistas que brillaron en Helsinki fueron el brasileño Ferreira da Silva, en triple salto, y el gimnasta soviético Viktor Tschukarim, el más laureado de los Juegos (cuatro medallas de oro y una de plata) junto a su compatriota María Goroshovskaia (dos de oro y cuatro de plata). La gimnasia soviética comenzó una etapa de supremacía mundial que no cerró hasta su descomposición como país.

El ciclista francés Jacques Anquetil en su debut en unos Juegos alcanzó el bronce en la prueba de carretera por equipos.

El fútbol terminó con la medalla de oro para la sensacional selección húngara de la época, Puskas, Czibor, Kocsis y compañía.

.

MELBOURNE 1956

Los Juegos de Melbourne se vieron ensombrecidos por el uso del deporte como medio de reivindicación política, lo que, en plena Guerra Fría, se tradujo en el boicoteo de varios países.

España, Holanda y Suiza no enviaron a sus deportistas por la invasión militar soviética de Hungría. Egipto e Iraq faltaron por la guerra que el primero mantenía con Israel y por el conflicto del Canal de Suez, mientras que la República China sí estuvo al comienzo pero al izarse la bandera de la China nacionalista sus dirigentes decidieron abandonar la Villa Olímpica.

Entre los 17 deportes en los que compitieron 3.314 atletas de 96 países hubo que excluir a la hípica, en prevención, según las autoridades, de una peste equina. Las pruebas se disputaron seis meses antes en Estocolmo.

La lucha por las medallas fue esta vez favorable a los soviéticos, que ganaron 37 oros por 32 de los estadounidenses, pero en atletismo, en especial en las pruebas de velocidad, la superioridad fue de los norteamericanos.

La más laureada en Melbourne fue la gimnasta húngara Agnes Keleti, que con 35 años obtuvo 4 medallas de oro y dos de plata. Después de los Juegos no volvió a su país, sino que se quedó en Australia y luego se marchó a Israel.

En natación, el país organizador, Australia, fue el triunfador al superar a los Estados Unidos.

En fútbol ganaron los soviéticos por 1-0 a Yugoslavia en la final, con el mítico Lev Yashine en la portería.

En baloncesto no hubo sorpresas y ganaron los Estados Unidos, con un equipo en el que destacó la participación de K.C Jones y William Rusell.

.

ROMA 1960

Los Juegos Olímpicos de Roma en 1960 tuvieron la virtud de consagrar a grandes figuras como los púgiles Cassius Clay y Nino Benvenutti, el maratoniano Abebe Bikilia o la velocista Wilma Rudolph, "la gacela negra".

Con la televisión en directo para Europa durante todos los Juegos, a la cita de Roma acudieron 83 naciones con 5.338 deportistas.

El COI logró que las dos Alemanias compitieran como un solo equipo y desfilaran al son de los acordes de la novena sinfonía de Beethoven.

Con 17 deportes en liza, la Unión Soviética (43 oros) volvió a imponerse sobre Estados Unidos (34).

El etíope Abebe Bikila, un absoluto desconocido, ganó el maratón de Roma corriendo descalzo, una imagen inolvidable para la historia del olimpismo.

La soviética Larissa Latynina fue la reina de la gimnasia al obtener tres medallas de oro, dos de plata y una de bronce.

La única mujer que hizo sombra en atletismo a las soviéticas y que evitó que la balanza se inclinara demasiado en contra de Estados Unidos fue  Wilma Rudolph, que ganó tres oros.

Nino Benvenutti ganó ante sus compatriotas el peso welter y después de Roma, ya como profesional, sería campeón del mundo en el peso medio.

Cassius Clay, después conocido como Mohamed Ali cuando se convirtió al islamismo, comenzó en Roma su camino triunfal por el mundo del boxeo. Ganó la medalla de oro en el semipesado.

.

TOKIO 1964

Los Juegos Olímpicos de Tokio'64, los primeros en Asia, quisieron ser los primeros de la modernidad. La construcción de una nueva piscina, un magnífico estadio y la Villa Olímpica, todo ello cimentado en el poderoso resurgir industrial de Japón, fue la cara visible de una organización impecable.

5.152 atletas lucharon por las medallas en representación de 93 países y en 19 deportes.

Esta vez la victoria general fue para Estados Unidos gracias a sus triunfos en las pruebas de atletismo y natación. En total lograron 90 medallas (36 de ellas de oro), por 86 de la URSS (con 30 de oro).

Sudáfrica se quedó fuera de los Juegos por su política de segregación racial y la República Popular China no envió a sus deportistas en protesta por la presencia en Tokio de los representantes de Taiwán.

El judo se incorporó al programa, pero los aficionados japoneses recibieron un duro revés con la victoria en la  categoría abierta del holandés Antonius Geesink sobre Akio Kaminaga.

La gimnasta soviética Latynina elevó su botín de medallas olímpicas a 18.

El etíope Abebe Bikila se convirtió en el primer atleta que lograba dos triunfos consecutivos en el maratón olímpico, pese a que tan solo 40 días antes había sufrido una operación de apendicitis. Su tiempo, de 2 horas, 12 minutos y 11 segundos, le valió para establecer el nuevo récord mundial de la especialidad. El himno nacional de Etiopía no sonó en honor del triunfo de Bikila porque los organizadores no esperaban su victoria.

.

MÉXICO 1968

Los Juegos de México pasaron a la historia por el legendario récord mundial en salto de longitud del estadounidense Bob Beamon, que logró volar 8,90 metros. La marca tardó 23 años en ser batida.

Los Juegos empezaron empañados por los sangrientos incidentes ocurridos diez días antes de la inauguración en la Plaza de las Tres Culturas, en la que hubo cientos de muertos y heridos por unas revueltas estudiantiles que habían comenzado meses atrás.

Participaron en los Juegos 5.516 deportistas de 112 países, que compitieron en 20 deportes. Por primera vez, los atletas fueron sometidos a controles antidopaje.

La altitud de la capital mexicana (2.240 metros) impidió grandes marcas en las pruebas de fondo, pero las de velocidad se vieron beneficiadas y hubo una lluvia de récords mundiales de atletismo (13) y de natación (4).

El estadounidense Richard Fosbury superó los 2,24 metros en salto de altura con su nuevo estilo, al batir de espaldas el listón.

Otros norteamericanos que se convirtieron en legendarios fueron Tommie Smith, vencedor de los 200 metros con 19.83, y John Carlos, bronce, que reivindicaron el Black Power sobre el podio al levantar el puño enfundado en un guante negro.

La gimnasta checoslovaca Vera Caslavska ganó cuatro oros y dos platas, en una simbólica victoria sobre las gimnastas soviéticas, cuyo país había invadido Checoslovaquia dos meses antes.

En el medallero por países, los deportistas de Estados Unidos fueron los grandes triunfadores con 107 medallas, de ellas 45 de oro, mientras que la Unión Soviética obtuvo 91 medallas, 29 de oro.

.

MÚNICH 1972

Los Juegos de Múnich fueron directamente golpeados por el terrorismo cuando el 5 de septiembre de 1972 ocho palestinos entraron en la Villa Olímpica y causaron la muerte de 17 personas, entre ellas nueve atletas israelíes.

Un grupo de terroristas del movimiento "Septiembre Negro" palestino irrumpió ese día de madrugada en la Villa, saltando la valla con ayuda de algunos atletas que pensaban que volvían de una escapada nocturna. Tras alcanzar las dependencias de Israel, mataron a dos miembros de este equipo y tomaron a otros nueve atletas como rehenes.

Los terroristas exigieron la liberación de más de 200 prisioneros palestinos, un avión para trasladarse a El Cairo y dos helicópteros para ir al aeropuerto, condiciones, que tras horas de negociaciones, fueron, en apariencia, admitidas.

Sin embargo, con el grupo armado palestino en un aeródromo militar cercano a Múnich, francotiradores de la policía germana dispararon y mataron a tres terroristas.

Como respuesta, los palestinos asesinaron a los nueve rehenes israelíes y se desencadenó una batalla que finalizó con la muerte de otros dos terroristas y un policía.

La competición se paralizó durante 34 horas y los sangrientos sucesos eclipsaron, lógicamente, el desarrollo de los Juegos, en los que participaron 7.134 atletas de 121 países, que compitieron en 22 deportes.

El bloque africano se opuso a la presencia de los deportistas de Rodesia, por la política segregacionista del régimen de Pretoria, y su ausencia se sumó a las de Sudáfrica y la República Popular China.

En el cómputo final, la Unión Soviética logró 99 medallas, 50 de ellas de oro; Estados Unidos, 93, 33 de oro, y la República Democrática Alemana 66, con 20 de oro.

La natación superó al atletismo en número de plusmarcas y la gran figura de los Juegos fue el nadador estadounidense Mark Spitz, que logró 7 medallas de oro.

Estados Unidos sufrió un revés en atletismo, la Unión Soviética consolidó su hegemonía, la República Democrática Alemana se convirtió en la gran potencia femenina, África confirmó su progreso y Finlandia revivió viejas glorias.

En baloncesto, Estados Unidos llegaba a la final sin haber perdido ninguno de los 62 partidos que había disputado en su historia olímpica. Sin embargo, esta racha se truncó ante los soviéticos con una canasta de Serguei Belov en el último segundo, que no admitieron los norteamericanos, quienes renunciaron a su medalla de plata.

.

MONTREAL 1976

Los XXI Juegos Olímpicos, que se disputaron en la ciudad canadiense de Montreal del 17 de julio al 1 de agosto de 1976, tuvieron en la pequeña gimnasta rumana de 14 años Nadia Comaneci a su gran heroína, con tres medallas de oro y la primera calificación olímpica perfecta, al lograr la máxima nota de 10 en las paralelas asimétricas.

La rumana ganó tres medallas de oro, en el concurso individual, en las paralelas asimétricas y en la barra de equilibrios, su aparato preferido y en el que obtuvo sus mejores actuaciones. Fue medalla de plata en el concurso general por equipos y bronce en los ejercicios de suelo. En total obtuvo siete máximas calificaciones de 10.

En estos Juegos participaron 6.084 deportistas, de ellos 1.251 mujeres, de 92 países en 22 deportes.

Boicotearon los Juegos 22 países africanos, en protesta por la participación de Nueva Zelanda, cuyo equipo de rugby había jugado en la Sudáfrica del 'apartheid'.

La Unión Soviética aumentó su ventaja sobre los Estados Unidos en el total de las medallas obtenidas, con 125 medallas (49 de oro) por 104 (34 de oro) de los norteamericanos.

El cubano Alberto Juantorena causó sensación al ser el primero que vencía en los 400 y 800 metros en unos mismos juegos. En ambas pruebas se trataba de la primera victoria olímpica de un atleta de habla no inglesa.

En el atletismo femenino dominó la República Democrática de Alemania, que ganó nueve de los catorce títulos en juego.

Los Estados Unidos mantuvieron su hegemonía en la categoría masculina de natación, pero en la femenina se impusieron las alemanas orientales y Kornelia Ender fue la gran figura con cuatro medallas de oro y una de plata.

El estadounidense Edwin Moses, que empezó a destacar en la prueba de los 400 metros vallas en 1975, ganó la carrera de Montreal con 47 segundos y 64 centésimas, nuevo récord mundial. Tras el boicot estadounidense a los Juegos de Moscú'80, Moses volvió a ganar en esta prueba en Los Angeles'84 y doce años después de Montreal fue bronce en Seúl.

En baloncesto, los norteamericanos se tomaron la revancha de 1972 y se proclamaron campeones olímpicos al vencer en la final a Yugoslavia por 95-74, pero en la categoría femenina, que debutaba como olímpica, las soviéticas ganaron la medalla de oro y derrotaron en la final a las estadounidenses por 112-77.

.

MOSCÚ 1980

El boicot de gran parte de las potencias capitalistas, que justificaron su ausencia por la invasión soviética de Afganistán, marcó el desarrollo de los Juegos de Moscú, tras los que el español Juan Antonio Samaranch tomó el relevo del irlandés Lord Killanin al frente del Comité Olímpico Internacional (COI).

Treinta y siete países, con Estados Unidos a la cabeza, siguieron las recomendaciones del presidente estadounidense Jimmy Carter para aislar deportivamente a la URSS. Los más significados, la República Federal Alemana y Japón, que junto a los estadounidenses habían copado gran parte de los podios en juegos anteriores.

Gran Bretaña y Australia decidieron que sus deportistas podían acudir a Moscú a título personal y desfilando bajo pabellón olímpico, algo a lo que no accedió Carter con sus atletas.

Finalmente participaron 5.179 deportistas de 80 países, el número más bajo de naciones desde 1956.

El nadador soviético Vladimir Salnikov fue el gran triunfador de aquella cita olímpica, al ser el primer hombre que bajaba de los 15 minutos en los 1.500 metros.

Hubo dos duelos memorables en la media distancia entre los británicos Steve Ovett y Sebastian Coe, con victoria del primero en los 800 m. y del segundo en los 1.500.

Las alemanas orientales y las soviéticas dominaron de forma casi absoluta en el atletismo femenino y tan solo dejaron escapar el lanzamiento de jabalina y el salto de altura, pruebas en las que vencieron la cubana María Colon Rueñes y la italiana Sara Simeoni, respectivamente.

En gimnasia, el soviético Alexandr Ditiantin conquistó ocho medallas: tres de oro (en el concurso general individual, en el concurso general por equipos y anillas), cuatro de plata (paralelas, barra fija, salto y caballo con arcos) y una de bronce (suelo).

El boxeador cubano Teófilo Stevenson fue el primero en ganar tres veces seguidas la misma categoría, el superpesado.

En baloncesto, ausente la selección de EEUU, el campeón de Moscú fue Yugoslavia con un gran equipo en el que jugaban Andro Knego, Dragan Kicanovic, Zoran Slavnic, Kresimir Kosic, Drazen Dalipagic y Mirza Delibasic, que venció en la final a Italia por 86-77.

LOS ÁNGELES 1984

En respuesta a la ausencia de parte de los estados occidentales en Moscú'80, la Unión Soviética y los países de su órbita, excepto Rumanía y Yugoslavia, boicotearon los Juegos de Los Angeles.

La República Democrática de Alemania, Cuba, Etiopía, Polonia, Checoslovaquia, Bulgaria y la propia Unión Soviética, entre un total de 14 países, faltaron a la cita.

Con una organización prácticamente privada -el Estado solo aportó las fuerzas de seguridad y vigilancia-, se consiguieron unos 150 millones de dólares de ganancias.

Participaron en los Juegos 6.829 deportistas de 140 países, que compitieron en 22 deportes.

El dominio por países correspondió a los Estados Unidos de una forma abrumadora, pues los deportistas anfitriones lograron 83 medallas de oro, muy por delante de las 20 de Rumanía.

El estadounidense Carl Lewis hizo realidad su sueño de igualar las cuatro medallas conseguidas por su compatriota Jesse Owens en Berlín'36 -100, 200, relevos 4x100 y longitud-.

En los 1.500 metros volvió a imponerse el británico Sebastian Coe, por delante de su compatriota Steve Cram y del español José Manuel Abascal.

La selección española de baloncesto, gracias a una gran actuación de todo el equipo y en buena medida por la ausencia de la Union Soviética, consiguió alzarse con la medalla de plata tras perder en la final con EE.UU., que tuvo un equipo inaccesible con Michael Jordan, Patrick Ewin y Chris Mullin entre sus principales figuras.

En gimnasia la rumana Ecaterina Szabo, con tres oros, y el chino Li Ning, con dos, se llevaron todos los honores.

En natación se vivió un festival de victorias norteamericanas, pero no pudieron evitar que el germanofederal Michael Gross venciera en los 200 metros libre y en los 100 metros mariposa.

.

SEÚL 1988

El positivo por esteroides anabolizantes en Seúl del atleta canadiense Ben Johnson, que había pulverizado el récord mundial de los 100 metros lisos con el increíble registro de 9.79, conmocionó al mundo en los Juegos de la XXIV Olimpiada, segundos que se disputaron en Asia tras los de Tokio en 1964.

En la capital de Corea del Sur participaron 8.397 deportistas de 159 países que compitieron en 31 deportes, incluidos los de exhibición y demostración.

Los dirigentes de Corea del Norte,que pretendían coorganizar algunas pruebas, llamaron al boicoteo y lograron la solidaridad de Cuba, Albania, Nicaragua e Islas Seychelles.

La sanción del COI a Ben Johnson fue ejemplar y el atleta canadiense fue desposeído de su medalla, que heredó Carl Lewis. El estadounidense terminó con dos oros y una plata.

La URSS, en su última participación olímpica antes de su desintegración, fue la gran triunfadora con un total de 132 medallas, de ellas 55 de oro.

El ucraniano Sergei Bubka ganó el oro en pértiga.

La gran triunfadora en la velocidad femenina fue la estadounidense Florence Griffith, que ganó tres medallas de oro (100, 200, en los que batió el récord del mundo (21.34) y relevos 4x100) y una de plata en los relevos 4x400. Se retiró poco después de los Juegos y murió en 1998, a los 38 años, entre sospechas sobre el posible consumo de sustancia prohibidas durante su carrera.

Matt Biondi fue el indiscutible rey de la natación con 5 oros (50, 100 4x100 y 4x400 libre y 4x100 estilos), una plata (100 mariposa) y un bronce (200 libre).

Las alemanas orientales barrieron en la piscina, especialmente Kristin Otto que ganó 6 medallas de oro (50, 100 y 4x100 libre, 100 espalda, 100 mariposa y 4x100 estilos) seguida por la estadounidense Janet Evans con tres oros (400, 800 y 400 estilos.

En baloncesto, la Unión Soviética ganó en la final a Yugoslavia por 76-63. Estados Unidos, que por primera vez no se clasificaba para la final, se contentó con el bronce.

El checoslovaco Miloslav Mecir, que se impuso en la final al estadounidense Tim Mayotte (3-6, 6-2, 6-4, 6-2), y la alemana Steffi Graf, entonces con 15 años, vencedora de la argentina Gabriela Sabatini (6-3, 6-3), ganaron la medalla de oro en tenis, deporte que volvía a la competición oficial después de 64 años.

.

BARCELONA 1992

Los primeros Juegos sin boicots desde 1972 fueron una consecuencia de la nueva situación geopolítica mundial, tras la caída del muro de Berlín, la desintegración de la Unión Soviética, el fin del 'apartheid' en Sudáfrica y la división de la antigua Yugoslavia.

Las repúblicas exsoviéticas participaron como Equipo Unificado. Yugoslavia, reducida a Serbia y Montenegro y sancionada por Naciones Unidas por su intervención armada en Bosnia-Herzegovina, no pudo enviar equipos, pero sí deportistas individuales que compitieron bajo bandera olímpica.

Participaron en estos primeros Juegos realmente universales 9.356 deportistas de 169 países. Entre todos ellos destacaron los miembros de la selección estadounidense de baloncesto, el 'Dream Team', por primera vez compuesta por los profesionales de la NBA. Michael Jordan, Larry Bird, Magic Johnson, Pat Ewing y Charles Barkley ganaron el oro de manera brillante.

Otro gran triunfador de los Juegos fue el gimnasta del Equipo Unificado Vitaly Scherbo, con sus seis oros.

Grandes nombres de los Juegos fueron asimismo la argelina Hassiba Boulmerka (1.500), la etíope Derartu Tulu (10.000), los estadounidenses Kevin Young (400 m.v.) y Gail Devers (100) y la nadadora húngara Krisztina Egerszegi, con 3 oros.

España, que ganó 22 medallas, una cifra aún no igualada, contó entre sus triunfos más sonoros con el de la selección de fútbol, tras una emocionante victoria por 3-2 en el Camp Nou sobre Polonia, y con el de Fermín Cacho en los 1.500 metros.

El Equipo Unificado ganó el medallero con 45 oros (112 medallas), por 37 de Estados Unidos (108) y 33 de la Alemania reunificada (82).

De los Juegos de Barcelona quedó para la posteridad el que está considerado el mejor encendido del pebetero olímpico, mediante una flecha de fuego lanzada por el arquero paralímpico Antonio Rebollo.

.

ATLANTA 1996

Michael Johnson, que acabó con el viejo récord del italiano Pietro Menea en los 200 metros, y Carl Lewis, que ganó en la longitud su noveno oro olímpico, dignificaron deportivamente los Juegos del Centenario, que, en el plano organizativo, decepcionaron a los participantes de todo el mundo.

La muerte de dos personas por la explosión de una bomba en el Parque Centenario, principal zona recreativa de Atlanta, dejó en evidencia el complicado dispositivo de seguridad puesto en marcha para los Juegos, en los que participaron 10.318 atletas de 197 países.

Mohamem Ali, oro en los Juegos de Rima 1960, fue el responsable de encender el pebetero, en una imagen para la historia

Estados Unidos volvió a imponerse en el medallero general veintiocho años después, cómodamente, con 101 medallas y 44 oros, muy por encima de Rusia, con 63 medallas y 20 triunfos.

Pero el equipo local se encontró con sonoros fracasos. Los cubanos les dominaron en béisbol y boxeo, los canadienses les quitaron el oro en los 100 metros lisos y en el relevo 4x100 y nadadores de muy diversa procedencia, encabezados por la irlandesa Michelle Smith (tres oros y un bronce), abrieron amplias fisuras en su dominio de la piscina.

La selección estadounidense de baloncesto pasó de nuevo como un ciclón sobre sus rivales. Yugoslavia fue un digno rival que resistió el torbellino durante media hora y luego perdió toda opción. Oscar Schmidt se despidió de la selección brasileña participando en sus quintos Juegos Olímpicos.

Dos números uno en lo suyo, Andre Agassi y Miguel Indurain, dieron categoría olímpica a dos deportes hasta entonces poco considerados en los Juegos, el tenis y el ciclismo.

El equipo estadounidense de gimnasia artística femenina se proclamó por primera vez campeón olímpico, pero la final individual fue para la ucrania Lilia Podkopayeva. Rusia y el chino Xiaoshuang Li se llevaron los respectivos oros masculinos.

El turco Naim Suleymanoglu ganó en halterofilia su tercer oro consecutivo en tres Juegos.

.

SYDNEY 2000

Los últimos Juegos de la era Samaranch fueron un éxito deportivo y organizativo. Reunieron a 10.651 atletas de 199 países, que compitieron en 28 deportes.

La natación puso los récords -quince plusmarcas mundiales-, el atletismo los grandes nombres -la luego sancionada por dopaje Marion Jones, que tuvo que devolver sus cinco medallas; Cathy Freeman, Michael Johnson- y el público de Sydney la deportividad y un alto conocimiento de las reglas de competición.

En la piscina, los holandeses Pieter van den Hoogenband e Inge de Bruijn fueron los máximos protagonistas. Cada uno impuso tres récords. Para la afición local, la figura fue sin embargo Ian Thorpe, que ganó los 400 libre y condujo a los relevos australianos 4x200 y 4x100 libre a victorias históricas sobre Estados Unidos.

La estrella del Estadio Olímpico fue la australiana Cathy Freeman, que paseó su condición de aborigen en dos actuaciones memorables: el encendido del pebetero en la ceremonia inaugural y la victoria en los final de 400 metros libre.

El polaco Robert Korzeniowski ganó los dos oros de las dos pruebas de marcha, los 50 y los 20 kms.

Debutaron en los Juegos el triatlón y el taekwondo, al igual que la halterofilia y el pentatlón moderno femeninos.

Estados Unidos se impuso en el medallero final, con 36 medallas de oro por 32 de Rusia.

.

ATENAS 2004

Los Juegos regresaron a Grecia, su cuna, en una edición marcada por las dificultades organizativas y presupuestarias. 10.625 atletas representaron a 201 países, nueva cifra récord.

Fueron los Juegos de la consagración del mejor deportista olímpico de todos los tiempos, el nadador estadounidense Michael Phelps, que ganó allí ocho medallas, seis de oro.

El marroquí Hicham El Guerrouj hizo doblete en 1.500 y 5.000, algo que no pasaba desde hacía 80 años. El último en lograrlo había sido el legendario finlandés Paavo Nurmi, en 1924.

Otros hechos destacados fueron el doblete de Argentina en baloncesto (eliminó a Estados Unidos en semifinales) y fútbol (sin ningún gol en contra), el sorprendente éxito chileno en tenis masculino, con oro y bronce en individuales y título en dobles, y la habitual victoria de la piragüista alemana Birgit Fischer.

La competición de lanzamiento de peso se desarrolló en la antigua Olimpia. Este gesto simbólico fue mancillado por el ganador, el ucraniano Yury Bilonoh, de quien se descubrió con posterioridad que estaba dopado.

Los atletas griegos Costas Kenteris y Ekaterini Thanou protagonizar una historia rocambolesca para huir de un control y terminaron por renunciar a su participación.

Estados Unidos (36 oros), China (32) y Rusia (28) encabezaron el medallero final.

.

Lazy loaded component

Actualidad

Espectáculos

Mundo

Virales