Familia exige justicia ante presunta negligencia de la Clínica San Felipe que dejó a joven en estado vegetal

Denuncian que el centro médico privado desde hace meses les han ocultado información relevante sobre su estado de salud.

Rosa Ávila y Edgar Sánchez aseguran que seguirán luchando contra el centro privado para que se sepa toda la verdad de cómo llegó a ese estado.

Rosa Ávila y Edgar Sánchez aseguran que seguirán luchando contra el centro privado para que se sepa toda la verdad de cómo llegó a ese estado.

Crédito: Composición: El Popular

Edgar Stephan Sánchez es un joven ingeniero de 29 años que permanece postrado en una cama de la Clínica San Felipe ubicada en Jesús María, luego de haber sido hospitalizado por contraer el nuevo coronavirus (COVID-19). Sin embargo, sus padres denuncian que se encuentra en estado vegetal tras una serie de negligencias que la clínica habría cometido.

Según relatan, Edgar Stephan ingresó primero a la Clínica Internacional situada en San Borja el último 27 de junio debido a que presentaba malestares de salud. No obstante, ante la falta de camas para que sea internado, su madre Rosa Ávila Sarmiento hizo coordinaciones con la San Felipe para que pueda ingresar, ya que tiene más de 20 años trabajando para ese establecimiento como enfermera.

PUEDES VER: Pilar Mazzetti rechaza que sea discriminatoria las restricciones al uso de las playas

El Popular

Ya en la clínica privada sus padres señalan que su hijo ingresó al área de cuidados intermedios COVID y aparentemente la evolución de su salud era favorable, pero el 2 de julio les informan que Edgar sufrió un paro cardiorrespiratorio que había durado por lo menos tres minutos. Sin embargo, luego descubrieron que en realidad el tiempo del ataque que sufrió habría sido de 20 minutos, despertando las sospechas de que no había sido atendido de forma oportuna.

"Si estamos en intermedios, en una unidad donde hay un ambiente donde puedes tener un monitoreo del paciente, tienes todas las herramientas para prevenir un paro, tienes el personal, entonces tienes que tener un mayor cuidado porque es un paciente dependiente", le dice a El Popular la madre afectada.

Luego de ello, señalan que la salud de su hijo se fue deteriorando con el tiempo y fueron descubriendo que la clínica les estaba ocultando información vital sobre la evolución, así como el tratamiento que estaba llevando en el tiempo que se encontraba internado.

"Ya en septiembre, con todo lo que estábamos pasando decidimos buscar una segunda opinión médica. Y cuando el neurólogo que llevamos el 11 de septiembre evaluó el estado de mi hijo, nos indico que aparte de la Encefalopatia Hipoxica Isquemica -debido al paro cardiorrespiratorio que tuvo el 2 de julio y que la clínica nos diagnosticó recién el 16 de agosto- tenia una hidrocefalia, el cual el medico tratante no nos informó, pues el 15 de agosto le hicieron una resonancia cerebral en la que aparecía la hidrocefalia. Por ello nos sugirió que le hicieran una punción lumbar", agregó.

Otro dato importante que reveló la familia es que Edgar Sánchez ya no tenía el coronavirus desde el 27 de julio, y pese a ello, el joven aún continuaba en el área COVID. De igual manera, pudieron determinar que los galenos no habían brindado información verdadera sobre el tiempo de los paros que tuvo el paciente.

"El momento del paro dijeron que había sido de tres minutos, según la historia clínica seis minutos a más, según las notas de enfermería veinte minutos. O sea, mi hijo para que quede en el grado en el que está ha debido de durar por lo menos 20 minutos", detalla la madre de familia.

Denuncia por la vía legal

Ante a estos hechos, los familiares de Edgar decidieron denunciar a la clínica por la vía legal ya que consideran que el personal médico de la Clínica San Felipe no le brindaron la calidad de atención que su hijo necesitaba para reestablecer su salud, al igual que ocultarle información relevante que hubiese evitado que llegue a ese estado.

Asimismo, denunciaron que el centro médico no le permitió a la familia poder ver a su hijo por más de 120 días, pese a que la madre labora en el establecimiento y haber coordinado las visitas en varias oportunidades.

“La clínica San Felipe es indolente. Mi hijo está hospitalizado desde el 27 de junio hasta el día de hoy está en estado vegetativo con hidrocefalia y ha sufrido otros cuadros clínicos que hicieron peligrar su vida. Mi hijo ingresó caminando y lúcido, ahora tiene un futuro incierto, la clínica no permite que lo visitemos ¿Porqué? Que pretende al tenerlo sin COVID-19 en una área con pacientes COVID, porque él no tiene ese mal desde el 26 de julio. Nosotros y los amigos de mi hijo queremos verlo, tocarlo, abrazarlo para motivarlo, que vea que no está solo”, expresó su padre Edgar Sánchez Gómez.

Lazy loaded component image

Frente a todo esto, la familia viene realizando plantones frente a la clínica para exigir que asuman la responsabilidad por el estado en el que se encuentra su hijo y aseguran tener las pruebas suficientes [en documentos] que demuestran que les han estado ocultando información y no le han brindado la atención oportuna para evitar que quede en estado vegetal.

"Antes de llegar a esta situación hemos tenido toda la calma del mundo, porque si me hubiesen dicho la verdad desde un principio todo hubiese sido distinto. El que nada debe nada teme. Solo se escondieron utilizando la pandemia para seguir mintiendo", aseguró el padre.

Lazy loaded component iframe

PUEDES VER: Coronavirus en Perú: Minsa reporta 2408 infectados y 53 muertes en las últimas 24 horas

Clínica afirma lo contrario

Por su lado, la Clínica San Felipe envió un comunicado el último 26 de octubre asegurando que han brindado todas la atenciones correspondientes para tratar al joven de 29 años y que, pese a estar internado en un área de aislamiento, "se le ha facilitado a la familia la realización de videollamadas para que puedan estar en contacto".

De igual manera, indican que la familia "ha sido informada todos los días sobre su estado de salud" y que toda la información será entregada a SuSalud para que realice la auditoría correspondiente "para comprobar la pertinencia médica y nuestro actuar".

Lazy loaded component image

SUSALUD interviene

Según la familia, debido a la presión mediática por diversos medios y plantones, la Superintendencia Nacional de Salud (SUSALUD) realizó la intervención correspondiente para investigar la situación del paciente de 29 años. Además, la Clínica San Felipe se vio obligado a pasar a Stephan a sala de cuidados intermedios no COVID y permitir las visitas restringidas de 2 horas.

Sin embargo, pese a las diversas cartas notariales, solicitudes y reclamaciones ante la entidad del Estado, los padres indican que aún esperan documentos, datos y videos del establecimiento que demuestren todo lo que la clínica privada viene afirmando sobre el cuidado de su hijo.

Lazy loaded component

Actualidad

Espectáculos

Mundo

Virales